LOS JUGUETES EN EDUCACIÓN INFANTIL

Introducción

A principios de Noviembre ya comienzan a iluminarse los centros comerciales, vemos como aumentan los anuncios de juguetes y perfumes en todos los canales televisivos. Al abrir el buzón de casa comprobamos como está repleto de propaganda de más y más juguetes. Queda claro que se acerca la Navidad y con ella, como cada año, los docentes nos planteamos la manera de combatir el excesivo consumismo que esta conlleva y de convertir esta época en un momento educativo especial y muy interesante, porque no debemos olvidar que para nuestros pequeños y pequeñas la Navidad es mágica y potencia su prodigiosa imaginación.

            Llegan las Navidades, y con ellas Papá Noel y los Reyes Magos cargados de regalos. Padres y madres buscan con mucha ilusión el regalo perfecto para su hijo o hija, y como ellos, el resto de la familia. El resultado suele ser demasiados juguetes para un/a solo/a niño/a.

            Es cierto que no hay regalo que pueda hacer más feliz a un niño o niña que un juguete, pero cuando hay demasiados, el/la pequeño/a, al terminar de abrir los paquetes, está un poco aturdido/a e incluso sorprendido/a: “¡Ala!, ¿todo esto es para mí?”

A veces, es difícil inculcar a la familia que se modere a la hora de comprar los regalos, e incluso a los padres y madres les cuesta contenerse. La oferta es tan amplia y atractiva que cuesta decidirse y es fácil caer en la tentación de coger más de lo que inicialmente se había planteado. O de no atender a las normas de seguridad, ni observar los beneficios que les pueden o no aportar.

            Cuando los educadores tratamos estos temas con las familias debemos dejarles claro que a sus hijos e hijas les hace ilusión uno, dos o tres juguetes, pero que los excesos en vez de aumentar la ilusión la nublan, por lo tanto, debemos ser comedidos para mantener esa ilusión.

 La legislación educativa actual, tanto la Ley Orgánica de Educación (LOE) como la Ley de Educación en Andalucía (LEA)  identifican el juego como una necesidad básica de la infancia y, concretamente, en la etapa de la Educación Infantil el juego es considerado un recurso idóneo para utilizar en la escuela, debido a su carácter motivador, globalizador de contenidos y por ser mediador de aprendizajes significativos. Además, la actividad lúdica fomenta la interacción entre niños y niñas, aspecto que constituye tanto un objetivo educativo como un recurso metodológico de primer orden.

Desde la legislación, como comprobamos en el apartado de Orientaciones Metodológicas de la Orden del 5 de agosto del 2008, por la que se desarrolla el currículo de la Educación Infantil en Andalucía, se indica la necesidad y el interés por introducir en el aula una gama variada y estimulante de objetos, juguetes y materiales que proporcionen múltiples oportunidades de manipulación y nuevas aportaciones. La selección, preparación y disposición de material y su adecuación a los objetivos educativos son elementos esenciales en esta etapa. No obstante, no es fácil encontrar  materiales adecuados para hacerlo, ni conocer cuáles –de los materiales que hay en el mercado–son útiles para esta labor.

Juegos y juguetes por edades

  • Primer ciclo de Educación Infantil:

En este primer ciclo, el juego es en gran medida espontáneo para el niño, aunque cuidadosamente planificado desde un proyecto curricular, incluyendo objetivos tan importantes como el desarrollo de la capacidad de control del cuerpo, de las habilidades perceptivas y motoras, de manipulación, la utilización de formas de comunicación y representación para expresarse, etc.

      Antes del año los bebés están en pleno descubrimiento de su cuerpo y del otro por medio de los sentidos. Está en el momento de descubrir distintas texturas, formas, colores y sonidos. Las luces, los sonidos y las texturas le aportarán diversión y le estimularán notablemente.

Entre los 2 y los 3 años aparece el juego simbólico, de representación de un objeto por otros, directamente relacionado con las tres áreas de conocimiento establecidas por el sistema educativo.

      Entrenar el movimiento y practicar el lenguaje será vital para su desarrollo motor (saltos, bailes, andar tras un juguete) y cognitivo. Les encantan los juegos sensorio-motores, sobretodo si llevan ruedas, mandos, voces o artilugios que él pueda manipular.

  • Segundo ciclo de Educación Infantil.

 

Entre los 3 y los 4 años aparece la diferenciación de sexos en cuanto a juegos. En este estadio, el papel del educador/a es fundamental en cuanto a la reducción de estereotipos y la educación para la igualdad de oportunidades de ambos sexos.

 Entre los 4 y 5 años cobra una especial importancia el juego simbólico y el juguete, ya que los niños y las niñas crean y recrean increíbles situaciones en función de su imaginación. Con este juego, disfrutan de la fantasía, a la vez que aprenden a conocerse y a explicar la realidad. Pueden cuidar ellos/as solos/as imaginando que cuidan de su muñeca o que su coche participa en una carrera. A esta edad mejora mucho el sentido del equilibrio y también la sociabilidad.

 Entre los 5 y los 6 años, el juego con otros niños es lo más significativo. Aparecen los juegos reglados, juegos que son el motor de la socialización, juegos con normas y reglas que respetar, que les une y les hace diferentes a los otros.

Juguetes no sexistas

Los juguetes actuales fomentan más la igualdad pero, según revela el último estudio realizado por el Instituto de la Mujer (IAM), a través del Observatorio Andaluz de la Publicidad no Sexista, sobre la Campaña de Publicidad de Juegos y Juguetes en Andalucía, el 58,72 % de los anuncios sobre juegos y juguetes estudiados contienen algún tratamiento sexista e infringe algún punto del decálogo para la publicidad no sexista. En la campaña de Navidad en 2010, más del 50 % de los anuncios de juguetes emitidos en televisión y publicados en catálogos incumplen, al menos, un punto del decálogo ‘No Sexista’.

Por este motivo, en Navidad, época que acapara el 70 % de las ventas anuales de juegos y juguetes, el IAM lanza una campaña  con el objetivo de sensibilizar a la población sobre la necesidad de eliminar el contenido sexista y violento de muchos juegos y juguetes bajo el título de ‘Campaña del Juego y el Juguete No Sexista y No Violento’.

            Teniendo en cuenta estos datos, la Escuela como institución educativa debe intentar contrarrestar los efectos negativos que esta discriminación puede generar en los niños/as.

 Los educadores debemos fomentar que niños y niñas se involucren en el mismo tipo de juegos, haciendo que utilicen indiferentemente todo tipo de juguetes, para potenciar en ambos las capacidades de emotividad, sensibilidad, dinamismo, independencia, cooperación,…Hay que asegurarse por tanto de que los juegos no estén enfocados a un solo sexo. Y no debemos olvidar la relación entre familia y escuela, si queremos que a nuestros pequeños no les lleguen mensajes contradictorios, deberemos realizar un trabajo conjunto, los educadores en el aula y los padres-madres en la casa, propiciando modelos no sexistas.

            Para todo esto en nuestra Realidad Educativa Andaluza contamos con los premios “Rosa Regás” a materiales curriculares que destaquen por su valor coeducativo. Este tipo de materiales nos ayudará a fomentar una Escuela sin discriminaciones por razón de sexos.

Juguetes seguros

En 1988 se estableció la Normativa Europea para garantizar su seguridad. Sin embargo, la colocación de dicha etiqueta es responsabilidad del fabricante e importador y, en ocasiones, esta normativa es objeto de flagrantes incumplimientos.

            El programa de  Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio (DADO) del INC (Instituto Nacional del Consumo) detectó 9000 accidentes por juguetes en el año 2004, siendo las causas principales: ingestión de elementos extraños con riesgo de asfixia, quemaduras, golpes, caídas, piezas demasiado pequeñas, juguetes con bordes cortantes o puntas afiladas.

El Comité Europeo de Normalización contabiliza durante 2006 y hasta abril de 2007 hasta 32 casos de accidentes que precisaron tratamiento médico por ingerir al menos dos imanes procedentes de un juguete. Las edades de los niños oscilaban entre 10 meses y 12 años.

El 34% de los juguetes inspeccionados por la Consejería de Salud presenta irregularidad en su etiquetado, según denuncia la delegada de esta área en Córdoba, María Isabel Baena. A esta conclusión se ha llegado después de 55 controles llevados a cabo en 41 establecimientos comerciales de la provincia. La delegada de Salud asegura que se recogieron y analizaron 16 muestras, y en cuatro de ellas, el 25%, se detectaron irregularidades. En el resto de las provincias Andaluzas ocurre lo mismo, en diferentes estudios realizados a juguetes, siguen apareciendo irregularidades en su etiquetado.

Todos estos datos nos llevan a no confiarnos, y a examinar detenidamente los diversos juguetes antes de ofrecérselos a los pequeñines de la casa o de la clase para evitar que se produzcan accidentes.

¿Cuales son los principales riesgos de los juguetes?

Las piezas pequeñas. Los ojos, la nariz y otras partes pequeñas de los muñecos y peluches deben estar firmemente adheridos para evitar ingestiones accidentales y el peligro de asfixia. Los embalajes y el relleno. No utilizar la bolsa como capucha y vigilar la resistencia y estado de las costuras

Los juguetes con proyectiles y/o ruidosos. Evitar los que lanzan al aire piezas pequeñas o emiten sonidos estridentes por el riesgo de lesiones en los ojos o en los oídos. Las puntas de las flechas o dardos que deben ser planas y fabricadas con goma o plástico. Juguetes con pintura con plomo o con materiales tóxicos. Puntas o bordes afilados.

Si el juguete está atado a una cuerda la longitud libre debe ser menos de 30 cm para evitar estrangulamientos. Resortes, engranajes o piezas en bisagra que puedan pellizcar o atrapar los dedos.

Una práctica educativa

 

Taller de fabricación de juguetes reciclados.

Como decían las hermanas Agazzi, “cualquier material de la vida cotidiana es válido”. El hecho de hacer este taller de reciclaje en Educación Infantil tiene, además de los objetivos de construir juguetes divertidos para los niños/as; y la importancia del reciclaje para el medio; una serie de valores pedagógicos como la creatividad del alumnado, la creación artística, el trabajo en equipo, la concienciación de la problemática del medio ambiente, la participación de la familia en la escuela…

Antes de comenzar con el taller hemos de procurar la participación de algunos padres y madres. Por ello, unos días antes de su realización se solicitará esta ayuda enviando una nota informativa a las familias en la que constará:

  • Los objetivos del taller. (antes mencionados).
  • Su papel en la organización.
  • Desarrollo del taller.
  • Explicación de los diferentes juguetes y sus materiales…

Varios días antes del taller se realiza en clase algunas actividades previas, como elegir en la asamblea los juguetes que cada niño/a quiere realizar, viéndolos en fotografías. Creándose así los grupos de trabajo. A partir de la organización de los grupos, los niños/as traen a clase material reciclado que puedan utilizar en su juguete.

En cuanto a la organización, los grupos se componen de aproximadamente cinco niños/as, ya que el taller consta de cuatro tipos de juguetes que se explicarán a continuación. Cada uno de estos grupos está guiado por la colaboración de un padre o madre que se encarga de ayudar a los niños/as en el procedimiento de su trabajo.

Los materiales son colocados en bandejas, teniendo así cada grupo todo lo necesario para su trabajo. En cada bandeja, además de todos los materiales necesarios, se encuentra también una fotocopia grande con los pasos a seguir en cada trabajo, por si fuese necesario ser consultado por la madre o padre que ayuda a cada grupo.

Los juguetes propuestos para este taller son los siguientes:

 

  • Elaboración del muñeco “Casimiro”, se realizará con una media, serrín y semillas. Los niños personalizarán su muñeco con diferentes adornos y se ocuparán de su cuidado regándolo para que le crezca el pelo.
  •  El caballito “Calcetín”. Se realizará con un palo de escoba de madera y un calcetín de algodón. Se rellena el calcetín de papel para reciclar y se ata al palo con una cuerda. Los adornos del caballo se harán con fieltro y las riendas se harán con una cuerda. Las crines serán cosidas con lana.
  • El Caracol de cartón. Se dibuja en cartón la silueta del cuerpo del caracol, para poder recortarlo. Después se pinta el cuerpo, y una vez seco éste, se pinta la nariz y los ojos. Recortar una tira ancha de cartulina, para a continuación darle la forma enroscada del caparazón, que se colocará encima del cuerpo. Por último, recortar dos tiras finas de cartulina para hacerle los cuernos.
  • La pelota “media-rota”. Se llena un globo de lentejas y se cierra con un nudo. Se envuelve el globo en una media cortada con la medida aproximada de la “pelota”, se vuelve a envolver con dos medias más. Se adorna con diferentes motivos.

 

 

 

Referencias bibliográficas

  • Gallego Ortega, J. L. y Fernández de Haro, E. (2003): Enciclopedia de Educación Infantil. Ediciones Aljibe. Málaga.
  • COADEXES (Seminario) (1994): Coeducación y educación afectiva y sexual.CP nº224, Abril.
  • Ortega,R. (1996): Crecer y aprender. Sevilla: Kronos.
  • María López Matallana: Manual para madres y padres sobre el juego y los juguetes. Editorial: CEAPA. Madrid.
  • Lourdes Martí Soler (2010): Los cien lenguajes de la infancia. Cuadernos de Pedagogía nº 401,Mayo de 2010.
  • José Quintanal, Emilio Miraflores. (2006): Educación Infantil, Orientaciones y Recursos Metodológicos para una enseñanza de Calidad. Editorial CCS

 

 Referencias bibliográficas legislativas

  • Ley Orgánica de Educación (LOE, 2/2006) de 3 de Mayo (BOE 106 de 4 de Mayo)
  • Ley de Educación de Andalucía (LEA 17/2007) de 10 de Diciembre.(BOJA 26/12/2007).
  • Decreto 428/2008, de 29 Julio, por el que se establecen las enseñanzas correspondientes a la Educación Infantil en Andalucía.
  • Orden 5 de Agosto de 2008, por la que se desarrolla el Currículo correspondiente a la Educación Infantil en Andalucía.

 

Referencias bibliográficas digitales

 

Este artículo forma parte de la publicación nº01