LA SALUD BUCODENTAL EN EDUCACIÓN INFANTIL: INTERVENCIÓN EDUCATIVA EN SECTORES SOCIALES DESFAVORECIDOS.

1. INTRODUCCIÓN/JUSTIFICACIÓN.

La escuela, por ser un contexto habitual donde conviven niños y niñas, es al igual que el entorno familiar, un importante lugar para estimular el aprendizaje de hábitos saludables.

En la actualidad, los problemas de salud en la población infantil han aumentado notablemente, debido principalmente a los malos hábitos que aprenden y llevan a la práctica niños y niñas (pasar muchas horas sentados frente al televisor, excesiva ingesta de alimentos con alto contenido graso y de azúcares, etc.). Por tanto, el fomento en la escuela de hábitos saludables para la salud desde la etapa infantil se ha convertido en una de las principales metas de nuestro Sistema Educativo Actual. Uno de los contenidos transversales presentes en el currículum, establecidos en los artículos 39 y 40 de la Ley 17/2007, de 10 de diciembre, de Educación de Andalucía (LEA) que contribuye a la educación integral del alumnado, es la Educación para la Salud. Un aspecto fundamental de ésta, es la salud buco-dental, la cual participa en funciones vitales como la alimentación, la comunicación, el afecto y la sexualidad.

En este sentido, desde la escuela hemos de ofrecer modelos de referencia que promuevan la necesidad y el deseo por gozar de un estado de salud beneficioso, así como apoyar los comportamientos que conducen a mejorar la salud, capacitando a los discentes para que de forma autónoma busquen y conserven su bienestar físico y mental. Ambas, educación y promoción, se complementan y son necesarias en los programas para prevenir las enfermedades orales.

El Cuarto Estudio Epidemiológico de Salud Bucodental en Escolares Andaluces del año 2006 (según la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía), nos indica que aunque se han estabilizado los índices de caries y restauración de las lesiones de caries, con respecto a la encuesta realizada en 2001 (Tercer Estudio), aún existe una alta prevalencia de gingivitis en los escolares, lo cual indica unos hábitos higiénicos deficientes que deben ser mejorados mediante programas de prevención y promoción de la salud buco dental en la escuela.

Tales datos destacan aún más a importancia que adquiere la intervención y prevención desde la etapa infantil, sobre todo en ambientes desfavorecidos y conflictivos, en cuya población nos encontramos frecuentemente con la inexistencia de unos buenos hábitos de higiene bucodental, y por el contrario sí que se advierte la presencia de otras conductas que afectan gravemente a la salud bucal del alumnado, como no cepillarse diariamente los dientes. Este hecho se debe, sobre todo, a la falta de formación y sensibilización de unas familias cuya situación social y económica es en muchos casos precaria, y como consecuencia consideran la higiene buco-dental innecesaria.

Por ello el presente artículo tiene como objetivo demostrar que la Promoción de la Salud Bucodental en la etapa infantil resulta fundamental para la conservación de la boca y los dientes a lo largo de toda la vida de la persona. Veremos que, con medidas sencillas y de fácil acceso, adoptadas desde la etapa infantil, se puede prevenir la aparición de las principales enfermedades bucodentales, para lo cual es fundamental la colaboración e implicación de las familias.

2. EDUCACIÓN INFANTIL Y SALUD BUCODENTAL: MARCO LEGISLATIVO

El artículo 7 de la actual LEA, establece como uno de los derechos del alumnado la adquisición de hábitos de vida saludable. En este sentido, el Decreto 428/2008, de 29 de julio, por el que se establece la ordenación y las enseñanzas correspondientes a la Educación Infantil en Andalucía, así como la Orden de 5 de agosto de 2008, por la que se desarrolla dicho curriculum en nuestra comunidad, hacen referencia a este tema en los objetivos generales establecidos para esta etapa educativa, así como en los contenidos a trabajar con el alumnado. Ambos documentos señalan la necesidad de enseñar a los pequeños/as a identificar y reconocer las enfermedades propias y de los demás, así como las condiciones que caracterizan los ambientes saludables que favorecerán su salud.

En relación a la importancia que otorga la legislación vigente a la educación de niños y niñas pertenecientes a este tipo de entornos, nacen los Centros de Atención Educativa Preferente (CAEP), que pretenden promover la igualdad de oportunidades en educación a todos los niños/as y jóvenes con medidas que hagan efectiva la compensación de las desigualdades de partida y facilitar la incorporación e integración social y educativa de todo el alumnado.

3. LA SALUD BUCODENTAL EN ESTE TIPO DE CENTROS

En los centros situados en barrios marginales es frecuente encontrar un gran desconocimiento sobre la importancia del mantenimiento de una boca sana, de las consecuencias que se desprenden de no cuidarla, y de cuáles son los productos adecuados a cada caso.

Las enfermedades dentales más frecuentes son la enfermedad periodontal o gingivitis, que se presenta como un enrojecimiento e hinchazón de los márgenes de la encía y la caries, originada por es el exceso de azúcar de la dieta y la existencia de placa bacteriana en la superficie del diente.

En este sentido, encontramos generalmente altos índices de “analfabetismo” en las familias de estos alumnos/as con respecto a la alimentación sana. Así, la ingesta abusiva de chuchearías, bebidas azucaradas y bollería industrial es un hecho patente en los centros, y más aún en niños y niñas de Educación Infantil que muestran más resistencia a comer alimentos saludables como la fruta.

En definitiva, la intervención en Educación Infantil ha de ser eminentemente preventiva, con el fin de concienciar tanto a las familias como a los propios niños y niñas de la importancia del mantenimiento de la salud, transmitiéndoles los conocimientos adecuados para que poco a poco lleven a cabo hábitos higiénicos y alimenticios beneficiosos, tanto en la escuela como en su vida cotidiana en el hogar familiar.

4. LA RESPUESTA EDUCATIVA

Soy tutora de una clase de infantil de 3 años en un centro de Educación Infantil y Primaria situado en un barrio socialmente desfavorecido. A principios de curso, tras varios días trabajando sobre la importancia del hábito del cepillado diario de dientes y de cómo se realiza, les pregunté si antes de venir a la escuela se cepillaban los dientes. Pues bien, la respuesta de un niño, de etnia gitana, fue que él no se los lavaba porque su mamá le había dicho que “no pasa nada si no se los lava”.

A través de este comentario puede verse la falta de cultura respecto a la salud oral. Ante esta situación, ya que los contenidos de salud forman parte del currículo establecido para dicha etapa, adquiriendo un papel protagonista en sectores sociales desfavorecidos, decidí poner en marcha una serie de actividades para trabajar durante todo el curso.

4.1. OBJETIVOS DE LA INTERVENCIÓN EDUCATIVA

Actualmente en el centro no se están llevando a cabo planes o programas sobre salud bucodental, pero dado que en mi grupo hay varios niños/as con problemas bucodentales, me propuse diversas metas a alcanzar con el alumnado, tomando como referencia los programas de salud bucodental elaborados por la Junta de Andalucía: el Programa “Aprende a Sonreír”, para niños y niñas de 3 a 12 años, y “Sonrisitas”, destinado a niños y niñas de 0 a 3 años. Por tanto, nuestras metas son las siguientes:

  • Potenciar la construcción del concepto de salud oral como valor positivo.
  • Promover la construcción de conocimientos, actitudes y hábitos positivos para la salud bucal (higiene y alimentación), al mismo tiempo que la conciencia de la responsabilidad y participación que tienen en su propia salud y en la de los demás.
  • Favorecer el desarrollo de una mentalidad que permita conducirse como seres autónomos y capaces de examinar y eliminar los riesgos para la salud de la boca y dientes.

4.2. ORIENTACIONES PARA LA INTERVENCIÓN EDUCATIVA

En mi quehacer diario, procuro motivar al alumnado ante cualquier actividad para mantener su interés por lo que cuando tratamos este tema en dentro de la rutina diaria, siempre presento a los pequeños/as materiales didácticos atractivos, motivadores y adaptados a su edad: tarjetas, murales, fotos. Además, les animo en todo momento a que participen e intervengan en las distintas actividades, fomentando su autoestima y venciendo la timidez. Algunas de las actividades que realizamos son las siguientes:

- Observación y reconocimiento de la boca y de los dientes constantes, ya que ciertas familias restan importancia al estado de los dientes.

- Identificación de los elementos básicos de la higiene bucodental (cepillo y pasta dental).

- Demostración práctica de la técnica del cepillado dental.

- Ejercicios recordatorios sobre el hábito del cepillado dental.

- Elaboración de un mural para el aula con una clasificación de los alimentos en función de si son beneficiosos o perjudiciales, que además forma parte de la decoración permanente del aula.

- Realización de puzzles a partir de imágenes relacionados con la salud bucodental.

- Actividades de colorear, dibujar y picar escenas que trabajen conceptos de salud bucodental.

- Aprendizajes de poesías, canciones, retahílas etc. que tratan sobre el cepillado de dientes y la alimentación sana.

- Celebración de cumpleaños y fiestas con alimentos alternativos a las chucherías.

- Desayuno escolar saludable. Acordé a principios de curso con las familias un calendario de desayunos que combina diferentes alimentos saludables.

5. CONCLUSIONES

La situación de pobreza y marginación a que se enfrentan numerosas familias implica la pérdida de valores y actitudes esenciales con respecto a la salud. Y la atención bucodental se torna poco importante para ellas.

La edad escolar es el momento idóneo para adquirir conocimientos y hábitos de vida saludables, como el correcto cepillado de los dientes y una alimentación equilibrada, y también es el periodo en el que va apareciendo la dentadura definitiva, por lo que los beneficios se prolongan a lo largo de toda la vida.

Desde los centros educativos, y con más énfasis desde los CAEP, los docentes debemos, en el ejercicio de nuestra labor, tratar de compensar la falta de estimulación que, con respecto a la salud bucodental se da en el ámbito familiar y contribuir al desarrollo de la autonomía personal. Se trata también de fomentar la implicación y la participación de las familias en la promoción de la salud bucodental de sus hijos e hijas.

6. BIBLIOGRAFÍA

  • Ibáñez Sandín, C. (2009): El Proyecto de Educación Infantil y su práctica en el aula. Madrid: Muralla.
  • Junta de Andalucía (2007). Educación Dental Infantil. Guía para Profesionales de Educación y de Salud. Sevilla: Consejería de Salud.
  • Gema Paniagua y Jesús Palacios (2005): Educación Infantil. Respuesta educativa a la diversidad. Alianza Editorial, Madrid.
  • Gallego Ortega, J.L. y Fernández de Haro, E. (2003): Enciclopedia de Educación Infantil. Ediciones Aljibe, Madrid.

REFERENCIAS LEGISLATIVAS

  • LEY 17/2007, de 10 de diciembre, de Educación de Andalucía (LEA).
  • Decreto 428/2008, de 29 de julio, por el que se establece la ordenación y las enseñanzas correspondientes a la Educación Infantil en Andalucía.
  • Orden de 5 de agosto de 2008 por la que se desarrolla el currículum de la Educación Infantil en Andalucía.

REFERENCIAS DIGITALES

Este artículo forma parte de la publicación nº02